A la escucha

Dios, Padre amoroso habla a todos y a todos  interpela con su Palabra. Para cada persona es importante ponerse en actitud de escucha. La escucha de la Palabra ayuda a tomar el puesto justo y a dar un sentido a la vida.


 A LA ESCUCHA


La invitación de Jesús: “Vende y ven” (Lc 18,22),  dirigida a tantos jóvenes en busca de una orientación en la vida, espera una respuesta decidida sin replanteamientos, para estar con El y ser mandados a los hermanos.

Ser mandados para llevar la buena Noticia en la misión exige una escucha atenta y vigilante, para vivir lo que se escucha y transmitir lo que se vive.

A ti joven, de corazón ardiente y generoso, ofrecemos nuestra disponibilidad para que puedas descubrir tu  vocación y responder tu “Aquí estoy” a la llamada que Jesús te dirige.

  • Encuentros vocacionales
  • Correspondencia
  • Acompanamiento personal
  • Experiencias en nuestras comunidades.

 FORMACIÓN


Las Misioneras de los Sagrados Corazones de Jesús y de María están llamadas a cuidar la propia vocación, desde los miembros más ancianos a diversos niveles hasta las jóvenes que dan los primeros pasos en su adhesión a la llamada de Dios.

El postulantado dura un año, pero puede ser valorado según la necesidad de cada candidata; tiene como objetivo favorecer una adecuada maduración humana y cristiana, para que la persona llamada pueda elegir libremente la vida consagrada en nuestra Familia religiosa como ideal personal y poner las bases indispensables para llevarla a cabo según el proyecto de Dios.

El noviciado dura dos años durante los cuales la joven será ayudada a hacer una fuerte experiencia de oración y de escucha de Dios, además experiencia  de fraternidad y de apostolado, aspectos fundamentales y específicos de nuestra vida misionera, realizando con Jesús aquella íntima unión de la que brota toda actividad apostólica y que la hace capaz de comprometerse en la profesión religiosa.

El juniorado dura cinco años, si bien  por justos motivos puede ser prolongado; tiene como finalidad integrar de modo progresivo la formación recibida, para que sea idónea con una personalidad fuerte y decisiva en vistas a realizar lo que el Señor y la Iglesia esperan de ella: servir a Dios y a los hermanos, según el espíritu y la actividad del Instituto.

La formación permanente dura toda la vida puesto que la persona consagrada no podrá jamás suponer que ha completado la gestación de aquel hombre nuevo  que experimenta dento de sí, ni de poseer en cada circunstancia de la vida los mismos sentimientos de Cristo. La formación inicial , por tanto, debe engarzarse con la formación permanente, creando en el sujeto la disponibilidad a dejarse formar en cada momento de la vida.


 APOSTOLADO


Desde sus orígenes nuestro Instituto ha tenido en cuenta algunos campos apostólicos especiales que han caracterizado los comienzos y que continúan todavía: la enseñanza del catecismo, el acompañamiento en el crecimiento del conocimiento de Jesús, el estímulo por tomar conciencia del significado y del valor de los Sacramentos, especialmente, la Primera Comunión, para infundir en el corazón de los pequeños un gran Amor a Jesús como respuesta al Amor que El ha demostrado ya tener para con ellos.

Estas formas de presencia son parte integrante de nuestro Carisma en el que seguimos el ejemplo de Jesús en la actuación de su misión de anuncio de la salvación, comprometidas a trabajar en el servicio del Reino en la acción pastoral, y en la actuación de la caridad en la acción promocional, según la tradición que el Instituto considera como fundamental de su presencia en la Iglesia y para la Iglesia.

Ponemos especial atención en la difusión de la devoción y consagración de las familias a los Corazones de Jesús y de María. En esta devoción pueden dar un horizonte auténtico a su vida cristiana, encontrar un medio de santificación de su condición familiar, y realizar, según sus posibilidades, un estímulo para la conformación a los Corazones de Jesús y de María.

Hemos nacido carismáticamente en la Iglesia para hacer visible la ternura y el Amor del Corazón de Jesús hacia los hombres, especialmente a los más necesitados. Como “misioneras”, sentimos que el horizonte de nuestra participación en la difusión del Evangelio se ha convertido en una componente central de nuestro ser en la Iglesia y en el mundo, con las obras de caridad que los hombres de nuestro mundo esperan de nosotras.


 CARISMA Y ESPIRITUALIDAD


Desde los orígenes de la Congregación, el carisma spiritual y el carisma apostólico, expresan una dedicación completa de cada miembro a llevar el Reino de Dios a los hermanos para hacer conocer el amor del Padre, invitando a vivir en la salvación del Hijo dejándose guiar con la sabiduría que viene del Espíritu Santo. La Misionera de los Sagrados Corazones profundiza y madura durante toda la vida su propia formación, a fin de alcanzar la santidad exigida por el Bautismo y por la Consagración religiosa. Las fuentes de las que se alimenta son las Escrituras y el Sagrario, Libros de horizontes sin fronteras, donde puede aprender la Oblación que Jesús y María hicieron de sus vidas al Padre.

Cada una expresa esta oblación con alegría viviendo su consagración iluminada por la luz del Corazón de Jesús y en referencia a la ejemplaridad del Corazón de María que se presenta a cada una como Modelo de vida en la realización del seguimiento de Cristo..

En el camino humano y espiritual cada una desea “Vivir el seguimiento del Corazón de Jesús a la luz del Corazón de María, sirviendo a los hermanos pobres y sacrificados”, con un significado profundo y dinámico la propia consagración con respuestas adecuadas, responsables y personalizadas, configurándose a Cristo che nos invita a aprender de El: la mansedumbre, la humildad, el servicio, la caridad hacia Dios y hacia el prójimo, y a María Santísima como modelo de fe, oración, disponibilidad y pureza de mente y de corazón.


 TESTIMONIOS


» Irmã Maria Alice Schimit

» Sr Maria Concetta Porto

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più consulta la nostra Informativa. Cliccando su Approvo acconsenti all’uso dei cookie. Maggiori Info | Approvo
x
L'Istituto Sacri Cuori di Gesù e Maria augura a tutti voi ..
.. un Buon Natale ed un felice anno nuovo!!!